¿ POR QUÉ UNA ASESORA DE PORTEO? GRACIAS POR CONFIAR EN ELLAS.


Que el contacto es una necesidad para los recién nacidos creo que lo comprobamos todos los que tenemos un bebé cerca y vemos cómo se calma en el momento en el que nota nuestra presencia a través de una caricia, en el momento en el que le cogemos su manita o su pie, y más si le cargamos en brazos. Son muchos los efectos que tiene cargar a los bebés en brazos, portearles, y cada vez hay más bibliografía en donde se describen dichos efectos, entre los que cabe destacar los beneficios para el desarrollo biopsicosocial del niño. Cada vez es mayor la evidencia científica al respecto, y para muestra los efectos del método canguro descritos por muchos profesionales sanitarios en diferentes artículos científicos. Sigue leyendo

¿Pueden ser los portabebés beneficiosos en el desarrollo de la Integración Sensorial?

Llevo mucho tiempo queriendo escribir una entrada explicando la relación entre el porteo y el desarrollo de la Integración Sensorial. Actualmente existe mucha bibliografia que hace referencia a los efectos del porteo, los beneficios de llevar a los bebés cerca, tanto para el bebé (sensación de seguridad, regulador de la temperatura corporal, facilitador de la lactancia materna, mejora la digestión y disminuye los cólicos, disminuye el llanto, duermen más y mejor, mejor desarrollo físico…) como para los papás ( desarrollo del vínculo, libertad de movimiento, integración del bebé en la rutina diaria,…). Pero hay un efecto sobre el bebé en el que yo como profesional de la Terapia Ocupacional y experta en el tratamiento de los problemas de Integración Sensorial he parado mucho a reflexionar tras mi experiencia con el porteo como mamá. Y ese efecto es la estimulación de los tres sentidos básicos (tacto, equilibrio y propiocepción) que se produce mientras porteamos a nuestros bebés. Sigue leyendo

¿Quién es una Asesora de porteo?

Postura fisiológica bebéEn la anterior entrada: ¿Qué necesita un bebé cuando nace?, analizamos la necesidad del ser humano de sentir el contacto físico y el movimiento, la necesidad de ser llevados como primates llevadores que somos. Cuando cogemos a un bebé en brazos, éste se agarra con sus manos y pies mediante el reflejo de prensión, y adopta de forma natural la postura correcta en la que sus piernas rodean al portador con su espalda curvada y las rodillas más altas que su culito. Pero el bebé por sí solo no puede mantener esta postura cuando el portador se mueve si no es con un portabebés. Y en ese momento es cuando entra en juego la Asesora de Porteo, con la función de aconsejar a las familias en la elección del portabebé que mejor se adapte a sus necesidades, en función de la etapa evolutiva en la que se encuentre el bebé o en función del uso que le vayan a dar. Sigue leyendo

¿Qué necesita un bebé cuando nace?

La entrada de esta semana está dedicada al porteo, entendido éste como “cargar en brazos a nuestro bebé mientras nos movemos”. Voy a hablar del porteo desde mi experiencia personal al haberlo usado con mis dos hijos, desde la información que me han aportado las lecturas de diferentes estudios científicos al respecto, desde la formación específica como “instructora de portabebés” a través de la escuela “Llévame Cerca” y desde el conocimiento como profesional sobre el desarrollo evolutivo del ser humano y la necesidad de un entorno sensorial adecuado para este desarrollo. Sigue leyendo

Baobab, el árbol invertido

El baobab considerado árbol sagrado, es origen de numerosos mitos y leyendas arraigadas en la memoria de África… Una de esas leyendas cuenta  que era tan intranquilo y osado por su exuberante belleza, que Dios  lo plantó con la copa dentro de la tierra para que dejara de moverse, pero él siguió creciendo alargando su tronco y sus raíces en su búsqueda incansable de sí mismo.

Puede alcanzar grandes alturas, posee un enorme tronco donde almacena miles de litros de agua,.  Parece estar plantado al revés, con la copa bajo la tierra y las raíces creciendo hacia el cielo, invertido.

Es el árbol que crece más lentamente y uno de los que más vive.. Es sumamente respetado y simboliza la fuerza, la bondad y el desarrollo espiritual.

Alimenta, cobija, sana, protege… todo en él tiene una función terapéutica, sanadora y vital para las gentes que le rodean.