El baobab considerado árbol sagrado, es origen de numerosos mitos y leyendas arraigadas en la memoria de África… Una de esas leyendas cuenta  que era tan intranquilo y osado por su exuberante belleza, que Dios  lo plantó con la copa dentro de la tierra para que dejara de moverse, pero él siguió creciendo alargando su tronco y sus raíces en su búsqueda incansable de sí mismo.

Puede alcanzar grandes alturas, posee un enorme tronco donde almacena miles de litros de agua,.  Parece estar plantado al revés, con la copa bajo la tierra y las raíces creciendo hacia el cielo, invertido.

Es el árbol que crece más lentamente y uno de los que más vive.. Es sumamente respetado y simboliza la fuerza, la bondad y el desarrollo espiritual.

Alimenta, cobija, sana, protege… todo en él tiene una función terapéutica, sanadora y vital para las gentes que le rodean.