Los padres normalmente conocemos y comprendemos a nuestros hijos mejor que nadie, y por eso somos capaces de percibir cuándo son felices o sufren por algún motivo. Pero a veces es la causa de la felicidad o la frustración lo que no se entiende, y si llegamos a entenderla, es más fácil desarrollar actuaciones que […]